Entrando en año nuevo con el pie izquierdo

Los cuartos ya habían sonado y empezaban las campanadas, sonó la primera y Jorge se metió la primera uva en la boca, masticó, sin apenas tiempo de acabar-la sonó la segunda campanada así que tragó la uva medio masticada y se puso otra en la boca, masticó, de repente empezó a notar que se le hacía un nudo en la boca, sonó la tercera campanada y escupió la uva, se llevó las manos a la garganta, sonó la cuarta, el cuello le dolía y ahora le costaba respirar, sonó la quinta, se estaba poniendo rojo, sonó la sexta, alzó los ojos y se encontró con los de Raúl, su amigo de la infancia que le miraba inmóvil con los ojos abiertos cómo manzanas, sonó la séptima y su amigo alertó de la situación, sonó la octava pero ya nadie comía las uvas. Todos estaban pendientes de él cuando acabaron de sonar las campanadas pero nadie dijo buen año hasta que Jorge y Raúl se habían ido ya a urgencias.

Una vez allí y tras un primer análisis y unas cuantas preguntas le inyectaron un antibiótico y le dijeron que seguramente era alérgico a las uvas, ‘a veces pasa’ le aclaró el médico, tendría que ir a su médico cuanto antes para que le hiciera pruebas. Mientras oía las palabras del doctor, Jorge no podía dejar de pensar en que el año que acababa de empezar sería un año penoso y esa noche era sólo el comienzo.

Mientras se dirigían a la salida Raúl se excusó diciendo que tenía que ir al baño y fue entonces, allí plantado en sus pensamientos que la vio, era una mujer preciosa, morena, delgada, parecía tan frágil y tenía una mirada tan triste que no pudo resistir el ir a conocerla. Cuando Raúl salió del baño y vio que se le acercaba Jorge todo risueño se extraño de ese brusco y repentino cambio pero eso estaba bien y no quiso acabar con la magia del momento, ya le preguntaría luego, así que se fueron.

En el camino de vuelta Jorge no podía dejar de sonreír mientras en el bolsillo amarraba bien el trozo de papel donde Adriana había escrito su número de teléfono, el mal momento vivido ahora se había convertido en su mejor suerte y solo tenía pensamientos hacia ella, ahora estaba seguro que ese 2015 iba a ser un bonito año.

2 pensaments sobre “Entrando en año nuevo con el pie izquierdo

Dóna la teva opinió

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s