Capítulo 6: La esfera oscura

C360_2014-10-27-22-43-56-575

‘Ahora será mejor que nos encarguemos de la esfera’ dijo el profesor dirigiéndose hacia la habitación donde se encontraba el artefacto, decidido a destruir ésa aberración del diablo. Al acercarse no pudo evitar pararse a mirarla. Allí estaba, resplandeciendo entre una danza de luces y sombras. Realmente era una visión preciosa, pero ya no tenía ese hipnótico poder, incluso parecía que su luz fuera más débil.

Se quedó observandola en silencio durante un instante, todas esas luces dando vueltas dentro de la bola negra creando un sensual movimiento del que los ojos no se desprendían. Cuando le pareció que ya la había admirado bastante hizo unos pasos en su dirección para observarla más de cerca.

Continua llegint

Capítulo 5: La inesperada sorpresa

C360_2014-10-27-22-34-06-006

Estaban aún absortos en pensamientos de lo que acababa de suceder, sumidos en las profundidades del laberíntico cerebro, cuando oyeron unos pasos que venían de la entrada del sótano. Alertados por el instinto, miraron rápido en dirección al sonido. Una mujer de cabello oscuro y penetrante mirada que dejaba helado acabava de sorprenderles en su secreta misión.

Continua llegint

Capítulo 4: Oscuridad

C360_2014-10-23-10-25-41-827

‘Encontré un libro…’ empezó el profesor ‘que hablaba sobre una fábula en la qué un hombre con ansias de poder halló un oscuro camino para pactar con el diablo. Cuando éste apareció, sediento de almas, no le bastaba sólo con un alma y le impuso al hombre una condición: si quería conservar la suya tendría que hacer un sacrificio de sangre para él, luego el diablo le dio una esfera negra para que hiciera un altar con. El diablo volvería para recuperarla y sellarían el pacto’

Pito le escuchaba absorto en la interesante narración.

Continua llegint

Capítulo 3: El profesor

C360_2014-10-21-15-55-40-277

Hay lugares que escapan más allá de nuestro entendimiento, que no se pueden explicar con la razón. Enigmas ocultos con vida propia aletargados en una paciente espera, lanzando anzuelos en el mar para pescar incorpóreas comidas.

El castillo de Mares era uno de éstos. Nadie que había entrado en él había salido para contarlo. Desde ese fatídico día en el que un cuerpo de policía entero desapareció en sus fauces, el castillo se había ganado un lugar de honor entre los sitos más misteriosos del planeta. A ellos les siguieron más víctimas: especialistas de toda clase buscando fama, dinero, incrédulos estafadores, inocentes almas que no sabían dónde se metían, etc. Todos caídos en las hipnóticas redes de sus muros de piedra fría. Continua llegint